Don Jesús González Ortega es uno de nuestros modelos. Cimiento de humanidad. Ejemplo de ser humano.

gonzalez ortega Teul pueblo magico
Jesús González Pueblo Mágico

19 de enero de 1822, nacimiento de Jesús González Ortega

Joven llega a San Juan del Teul con su familia. Niño todavía. Se integra a la vida pueblerina. Poco después toma la decisión de ingresar al Seminario de Guadalajara, en ese entonces única opción de acceder a estudios superiores. Aunque Jesús González Ortega siempre manifestó una vena de cultivo de la vida interior y de religiosidad. Quizás en algún momento sí se planteó ser sacerdote.

Interrumpe sus estudios como seminarista y vuelve al pueblo. Es digno de contar lo que ocurrió a su regreso al Teul. Sus habilidades intelectuales lo colocaron en los únicos sitios de mayor servicio: secretario del ayuntamiento municipal y profesor de una escuela primaria, quizás la de su tío.

Su mayor mérito es la ciudadanía política y cultural que cultivó. Se integró a los círculos literarios del pueblo de San Juan del Teul. Ahí se leía, se declamaba poesía, se discutía, se trataban los asuntos de interés público, se compartía la bebida y comida, en alegre fiesta convivial. Se estaba al tanto de lo que acontecía en el panorama literario y político. En grupo, en camaradería de amigos que cultivaban al amor a la república, a las letras y al prójimo.

Y escribía. Mandaba textos poéticos a periódicos de la ciudad de México, Zacatecas y Guadalajara. Adquirió renombre como escritor. El joven González Ortega se abría un camino por su propio pie, como parte de una comunidad municipal de lectores con compromiso político o de de ciudadanos preocupados por participar en política y con generoso aprecio por la literatura.

González Ortega se formó en este ambiente cultivado. Ayudó a formar ciudadanía. Tomaba la palabra en actos cívicos. Las palabras eran para educar, para motivar las más nobles pasiones y para estimular el compromiso por las causas grandes de la patria.

Además era distribuidor de libros de empresas editoriales de la ciudad de México. Los autores de la época llegaban al pueblo traídos por el joven González Ortega. Y no conforme, recorrió toda la región sur de Zacatecas y norte de Jalisco ofreciendo libros y formando un aguerrido público lector. Ese fue el González Ortega formador de ciudadanía cultural y política.

Los teulenses somos herederos de estos círculos político-literarios. Nuestras raíces se hunden en la tradición liberal de luchar por el bien común y las libertades públicas, como patrimonio y deber de ciudadanos.

Los teulenses combinamos este cimiento liberal, con la tradición católica del amor al prójimo y de amar a Dios sobre todas las cosas. Liberales guadalupanos, dice un buen amigo nuestro.

Así lo vivió González Ortega. Así los seguimos viviendo en este “pueblo oscuro del sur de Zacatecas, lejos de la corte y de eso que llaman gran mundo, donde es el emporio de la simulación, el artificio, el engaño; aquí, ceñidos por dos pintorescas cordilleras de montañas, en medio de una naturaleza exuberante, bañados por un ambiente embalsamado, sobre un pavimento de césped y de flores y bajo un cielo purísimo…”, escribió a su amada Mercedes Mercado, mujer teulense con quien contrajo matrimonio (Ver: Marco Antonio Flores Zavala, Jesús González Ortega, Zacatecas, 2005, p. 51).

En este oscuro pueblo del sur de Zacatecas, rodeado de montañas, se respira todavía la tradición de cultivar lo mejor de lo humano, de defender las libertades públicas, de reunirse para celebrar la vida y la palabra viva, de ser movidos por la confianza en el ser humano y en el servicio a los demás.

 

Pueblo Mágico de Zacatecas (Teúl de González Ortega)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe Now
Do you know that Layered Popups is the best popups plugin for WordPress? It's true. Make your website more attractive.