Ex Haciendas del Pueblo Mágico Pinos, Zacatecas

HaciendaGrandePinosZacatecas
Haciendas Pinos Pueblo Mágico

Nigromante

El ejido de El Nigromante, conocido como San Nicolás, alberga la hacienda de San Nicolás de los Quixas Escalante, las primeras tierras de la hacienda fueron adquiridas a principios del siglo XVII mediante mercedes reales.

Hacia 1638 las tierras en que estaba construido el casco de San Nicolás, se hallaban en poder del Capitán Don Pedro de Quixas Escalante y Boroto, originario de la Villa de Laredo, poblado costero en el país Vasco (reinos de Castilla).

En el primer patio de la casa se encuentra un escudo tallado en cantera, se trata de un escudo cuartelado que lleva en los coárteles primero y segundo una torre y un león rapante respectivamente, en el tercero dos lobos paseantes y en el cuarto un navío.

En la orla se ubica una inscripción que dice: “ESCUDO DEL CAPPN. PO. DE QUIXAS ESCALANTE”, y en el fondo, rodeando el relieve, está gravado el lema “OSAR-MORIR-DA LA-VIDA”.

Con toda seguridad se otorgó este escudo al primer propietario de San Nicolás, al Capitán don Pedro de Quixas Escalante y Boroto, por sus servicios como militar.

El segundo propietario de San Nicolás el Capitán Don Joseph de Quixas Escalante, paso a formar parte de los guardianes del Señor, a principio de 1677 . En 1712 el dueño de la hacienda era el Capitán Don Antonio Anselmo de Quixas Escalante.

El Templo de la Hacienda sigue en pie, manteniéndose como uno de los puntos centrales del complejo. El complejo en su totalidad se presenta como una sorpresa después del largo camino que se debe recorrer para llegar a él.

Las cúpulas de este templo sobresalen en esta localidad del Nigromante, las cuales están en perfecta armonía en el horizonte azul del cielo.

Buenavista

Ubicada en la comunidad del mismo nombre, a 2,150 m. sobre el nivel del mar, en la parte sudoeste del amplio valle que comunica a la ciudad de Pinos con la ciudad de Ojuelos Jalisco. Tiene un templo el cual perteneció a la Hacienda de Buenavista, en el cual los habitantes de esta localidad acuden a realizar los servicios religiosos. Al llegar a la comunidad resalta una cúpula en azul y blanco, la iglesia que encontramos fue edificada después de que la hacienda entrara en desuso, como indican sus características de corte más moderno

En los restos del casco de la hacienda y justo atrás de la nueva iglesia, encontramos el remanente de una torre, misma que formaba parte de la capilla original que pertenecía a la hacienda. Era una hacienda de extensión mediana con actividades agrícolas y ganaderas, el casco de la hacienda y el espacio que lo rodeaban fueron reutilizados, tanto para el establecimiento de la comunidad como para establecer algunos servicios. Hoy de la hacienda de Buenavista solo que dan ruinas, que se pueden observar en los muros de adobe que fue la base de construcción de muchas haciendas en este país.

La extensión mediana de esta hacienda se refleja en las dimensiones reducidas de su casco, a mano derecha se encuentra la casa grande, cuyo frente, desde la derecha hacia la izquierda, se compone por las trojes.

El templo, actualmente fuera de uso por estar destruida su cubierta, las grandes caballerizas compuestas por dos galeras comunicadas por una serie de arcos.

El Salto

La comunidad del Salto resguarda los restos de lo que fue posiblemente parte de alguna de las haciendas en el municipio. Escalinatas de piedra que no conducen a ningún lado, construidas de piedra solida y que son parte de toda una infraestructura en la época de apogeo de las haciendas.

Encontramos grandes bodegas que han sido adaptadas para la vida y que ahora incluso cumplen el papel de capilla. La piedra aún intacta de un molino nos deja saber que quizá fue de granos, aunque la lógica nos diría que pudo ser parte de alguna hacienda de tradición mezcalera.

Los restos de esta hacienda pueden ser vistos y apreciados mejor a la distancia, lo cual nos presenta una bella estampa de la provincia zacatecana.

Fue una de las más grandes de toda la región en lo que se refería al tamaño de su casco y a la extensión de sus tierras que abarcaban todo el norte de la jurisdicción colonial. El casco está a 37.5 kilómetros al noroeste de la ciudad de Pinos, en un valle amplísimo que se abre hacia el norte. Es una zona casi desértica, con muy poca vegetación.

Espìritu Santo

Fue una de las Haciendas más importantes limitando al norte con la Hacienda de Cruces del hoy Estado de San Luis Potosí, al poniente con Salinas, S.L.P. y con La Pendencia, así como al sur con la Hacienda de Santiago.

En 1638 se registro al Capitán Juan Ramos de la Vega y Serrano (fallecido en 1655) como dueño de esta hacienda. En 1679 al licenciado Francisco del Rio frio y Vega (probablemente por compra, porque los descendientes del anterior dueño aparecen como propietarios de la hacienda de Santa Ana).

En 1694 a Don José de la Peña Duran, en 1704 al General Don Pedro de la Puebla; en 1718 a Don José Mencio de Santa Coloma, en 1739 a Lucas López y en 1745 a Don Lucas Duran.

La arquitectura de esta hacienda es muestra de la importancia alcanzada primero como hacienda de beneficio y después como hacienda ganadera y mezcalera. Junto a la mayoría de la haciendas se construía el templo con el cual se cubrían las necesidades espirituales de los hacendados y trabajadores de la misma, todo dentro del culto católico. El templo grande es un edificio independiente, es una construcción de las primeras décadas del siglo pasado, según consta en una placa incrustada en uno de los muros de la sacristía.

En 1833 inicia la construcción del actual templo, según reza en la placa que tiene en el exterior. En la última parte del siglo XIX, fue administrador de la Hacienda Don Isidro Gómez de Neyra y dueño de la misma propiedad el Señor Don Zacarías Yguaravide. A principios del siglo XX, era propiedad de Don Francisco del Hoyo, quien en septiembre de 1910 hizo el anuncio de que el General Porfirio Díaz, Presidente de la República, había aceptado venir a cazar venados y se hospedaría en la hacienda de Espíritu Santo.

El Templo cuenta con una antiquísima pila bautismal en la cual se han realizado cientos de bautismos de la comunidad.

Las Gallinas

La región de Pinos, es sin duda la que mayor cantidades de haciendas existieron en siglos pasados, una de ellas es la Hacienda de Santa Rosa de las Gallinas. Algunas personas e historiadores la ubican erróneamente en el Estado de San Luís Potosí, pero en realidad esta ubicada en el municipio de Pinos del Estado de Zacatecas Se sabe que la segunda esposa del conde Juan Nepomuceno Moncada nació aquí. Se llamaba Teodora Hurtado de Mendoza y Tapia y se dice que tuvieron hijos antes de casarse.

Esta hacienda en la actualidad se encuentra en su mayor parte deteriorada y abandonada, pero muestra lo importante que fue en la región.

También esta hacienda contaba con un acueducto el cual abastecía de agua a la hacienda de Santa Rosa de la Gallinas. Los acueductos fueron por mucho la única forma de suministrar agua a las poblaciones principalmente a las haciendas y más en aquellas regiones de baja precipitación pluvial como la región de Pinos, los materiales de construcción de esta hacienda son principalmente adobe y piedra y cantera con los cuales se daba soporte a esta construcción que aún se mantiene en pie.

Está situada a cinco kilómetros al norte de Villa de Arriaga, S.L.P., en la ladera oriental del cerro El Gallo, en una pequeña hondonada, con vista a un valle semiplano y ancho. Su altura sobre el nivel del mar es de 2,150 m., aproximadamente. La actividad primordial de esta hacienda fue la cría de caballos, mulas y machos. También había ganado menor con lo que se podía aprovechar la raquítica vegetación de las partes más altas de sus tierras. Posiblemente durante el siglo XVII se practicaba además la minera, pero siempre a escala reducida. Esta actividad secundaria fue sustituida algunos años después por una pequeña fábrica de mezcal.

El templo es una construcción del siglo XVII, su distribución es de cruz latina, con el eje principal en dirección este. Todo el edificio está girado 45º con relación al emplazamiento de la casa grande. La existencia de templo fue algo muy común que acompañaba a las hacienda, con ello se atendía la necesidad religiosa que tenían los pobladores en cuanto a la práctica del culto católico

Este templo ha sido restaurado para que siga cumpliendo su función para la cual fue construido, se tuvo cuidado de preservar algunos detalles de la decoración que tuvo originalmente. En el interior encontramos un modesto altar que resguarda posiblemente las imágenes originales que pertenecieron a la hacienda.

La Estrella

La comunidad de la Estrella se encuentra ubicada sobre la carretera a Ojuelos Jalisco, aproximadamente a 30 kms de la cabecera municipal.

La formación de la comunidad se explica a partir de las haciendas que funcionaron en la región, mismas que estuvieron en pie hasta la reforma agraria de 1913.

Fue una de las haciendas medianas de la jurisdicción y estaba ubicada en el puerto entre la Mesa de Misericordia y el Cerro Las Mesitas, situada a 2,200 m. sobre el nivel del mar. Los alrededores cercanos solamente servían para la ganadería extensiva. Probablemente algunas de las tierras planas y apropiadas para la agricultura de temporal de los valles hacia el oriente y el occidente, formaban también parte de esta hacienda. La importancia de La Estrella es ahora de otra índole, su templo es uno de los más importantes de la zona. Al llegar a la comunidad son dos cosas las que jalan la atención, por un lado los conos de lo que fue el complejo hacendario y que funcionaban como almacenes y por el otro el templo.

El templo está consagrado al Sagrado Corazón, sus fiestas se realizan durante el mes de junio, al ser sobre calendario lunar, la fecha no es exacta. La nave principal presenta una forma de cruz latina, muy característica de los templos que se pensaron o edificaron durante el auge de la colonia. Al interior nos encontramos con un decorado muy sobrio, las imágenes principales en el altar son las que rigen la vista interior.

Su cúpula es octagonal con cierto achatamiento que le da una forma y vista diferente a las demás. La nave principal presenta una bóveda de medio cañón con decorados en cantera, mismos que la llenan de elegancia.

La Pendencia

A una altura de 2,200 m. sobre el nivel del mar, en un valle ancho y con pendientes suaves y a 15 kilómetros al norte de la ciudad de Pinos, pero separada de ella por una serranía alta, se localiza el casco de la Hacienda La Pendencia. La comunidad alberga una de las mezcaleras más importantes del estado, aunado a esto podemos encontrar la casa grande, ahora remodelada y el templo que son parte fundamental de la construcción del lugar. Probablemente fue fundada como hacienda de beneficio de azogue, para trabajar con metales del Peñol Blanco y de San Matías de la Sierra de Pinos.

Durante el siglo XVII, a esta actividad se añadieron tres fábricas de mezcal, Villaseca, La Pila y El Chorrito.

Además, había terrenos de agostadero para ganado mayor, menor y caballar.

Sus dueños conocidos fueron Don Domingo Díaz de Arendogoña en 1621, y más adelante, pero en el mismo siglo XVII aún, Don Francisco Xavier Álvarez. A su muerte, hacia la mitad del siglo XVIII, sus acreedores dejaron embargar la propiedad, y en 1758, cuando fue rematada en almoneda pública, pasó a manos del conde de Medina y Torres. La casa de morada estaba separada de la plaza del casco por los grandes y altos almacenes de vino de mezcal; todo es acabado en piedra incluidas las bóvedas de cañón corrido de las cubiertas. Al lado noroeste de la plaza se ubica en la actualidad la fábrica de mezcal, en la parte trasera de la fábrica se encuentra el patio de molienda reconstruido al igual que los ochos hornos, lo que indica el uso antiguo de todo este espacio durante los siglos XVII y XVIII.

La Pendencia se presenta como uno de los pilares de la zona mezcalera sureste del Estado, no sólo por la comercialización, sino por el tamaño de la fábrica. Uno de los atractivos principales es visitar la fábrica y entender el proceso que lleva la producción de mezcal no sólo para degustarlo si no para apreciar y reconstruir los siglos de trabajo y tradición.

Entre 1650 y el fin de la época colonial, la hacienda nunca fue vendida, sino que por todo este tiempo se quedó en manos de la familia Gordoa Loaiza.

El caso de esta hacienda sobresale por su localización en la falda de un cerro y por la magnitud tan vasta en sus dimensiones. Es de una arquitectura diferente a las demás haciendas del siglo XVII, encontrada en la región, porque fue construida con piedra de un color que iba del gris al negro, y con la que se carabinó el ladrillo, produciendo un contraste en sus tonalidades. El templo se encuentra dentro de lo que fue la casa grande, al cruzar el zaguán y llegar al patio, encontraremos la entrada a la capilla de la hacienda. Está dedicada a la Santísima Trinidad, es una capilla pequeña que alberga a la población que aún habita lo que durante siglos fue uno de los complejos productivos más importantes.

Saldaña

Ubicación: Sobre la carretera a San Luis Potosí, aproximadamente a 30 kilómetros de la cabecera municipal se encuentra la Hacienda de Saldaña. La comunidad de Saldaña alberga una de las mezcaleras más antiguas e importantes de la región. La hacienda mezcalera de Saldaña es una de las más antiguas del estado.

Esta asentada sobre la infraestructura de la hacienda original, cada espacio ha sido utilizado para llevar a cabo la tradición por años. El molino es aún de piedra, los hornos y los destiladores dan al mezcal que se produce un proceso único y lleno de historia. Actualmente la mezcalera se abastece de las tierras ejidales donde plantan el agave.

El mezcal en la región es una de las tradiciones más antiguas y más importantes, generaciones enteras lo han disfrutado. El consumo y la elaboración del producto en Saldaña es artesanal pero se distribuye fuera de la región. Sus amplios espacios, como esta bodega en la cual se almacena el producto para la fabricación del Mezcal

Santa Gertrudis

La hacienda de Santa Gertrudis, es otra de la hacienda que se encuentran dentro del municipio de Pinos.

La Noria de Santa Gertrudis, como su nombre lo indica, fue uno de los lugares para el abastecimiento de agua. Su función principal fue el almacenamiento de agua, solo quedan los vestigios de lo que fue esta noria construida a base de piedra. Pertenecía, por su cercanía, muy posiblemente al complejo hacendario de Espíritu Santo.

Una de las característica de esta noria son sus grandes almacenes, los cuales permitía captar grandes cantidades de agua.

Quedan como vestigio construcciones que muestran ya su deterioro con el transcurso del tiempo, la erosión

y el crecimiento de hierba son la muestra del abandono de las edificaciones. Las construcciones que siglos atrás tuvieron una gran utilidad en la producción de bienes que permitían la supervivencia de la población, hoy en día permanecen abandonadas Al hacer el recorrido por lo que queda de las construcciones nos queda claro que alguna vez por ahí- fluyó el agua. Queda también de esta noria los canales por donde circulaba el agua que alimentaba a esta construcción.

Son visibles aún los canales y parte de lo que pareciera haber funcionado como molino

Santiago

Ubicada en la actual comunidad homónima, a 2,140 m. sobre el nivel del mar, al pie occidental de una pequeña sierra alargada de sur a norte, y a 21 kilómetros al norte de Pinos. Como dueños se conoce a Don Andrés Pérez en 1654, a Don Juan Francisco de Salas en 1664, a Diego de Rojas, a la familia Fernández de Castro. A Jonatán de Verástegui en 1728, a María de León, su mujer, a Adrián García, su hijo, en 1739, y a Cipriano García de Pruneda.

De esta hacienda abandonada y deteriorada por el tiempo quedan elementos de la fe católica que tuvo este los habitantes mediante una cruz mudo testigo de lo que alguna vez fue este lugar. Una barda con la pintura ya deteriorada indica que este lugar fue una fabrica de Mezcal llamada de Santiago. Al maese de campo Dr. Joseph Antonio de Rivas desde 1740 en adelante; desde la muerte del segundo en 1757 o poco antes, Cipriano García se quedó como único propietaria hasta 1775.

Hasta hace poco tiempo, la fábrica de mezcal seguía en pie. Encontramos ahora parte de la infraestructura que hizo funcionar la mezcalera todavía en pie. Las grandes piedras para moler, las bodegas, los lugares de descarga del agave, todo se puede ver aún.

El templo ha sido remodelado en múltiples ocasiones, según se deja ver en la fachada. Lo que fue la casa grande permanece en pie, cerrada y siendo propiedad privada. También se cuenta con una capilla, la cual se encuentra en funcionamiento actualmente para que lo pobladores hagan la práctica de su religión.

Al interior de la casa es todavía visible el patio, las habitaciones y alguna chimenea en pie. Cruces que fueron dejadas para proteger al lugar y un gran árbol que se levanta al centro del patio central.

Cerrito de Dolor

La Hacienda del Cerrito del Dolor es otra hacienda que se ubica en el territorio de Pinos, en la cual por lo común solamente el templo esta en funciones. Cerrito de Dolores es una de las comunidades más alejadas de la cabecera municipal, en ella se encuentran los restos de lo que fue una hacienda agrícola. La iglesia y la casa grande nos permiten apreciar la extensión que tenían, el espacio que dio vida y concentraba los dos aspectos más importantes en el mundo hacendario.

El templo como muchos otros del estado, tiene varias imágenes religiosas en forma de cuadro y de la conocidas como imágenes de bulto. El templo está dedicado a la Virgen de los Dolores, una nave contiene un altar circular donde se levanta el altar a la virgen entre decorado de madera. Un pequeño espacio da forma a la capilla lateral y en la fachada se levanta una torre que remata una fachada sencilla.

También queda en pie edificaciones que se le conocía como la Casa Grande, la cual esta en condiciones aceptables, pero que presenta el paso del tiempo en su fachada. La casa grande de la Hacienda Cerrito del Dolor cuenta con elementos característicos de su construcción como una reja de madera y las puertas al parecer originales. La reja de madera cuenta con una manija de metal de forma muy peculiar que le da un toque distintivo.

La casa grande se encuentra habitada aún, es propiedad privada, pero la longitud que podemos apreciar nos deja clara la importancia de la que goza la hacienda.

 

Haciendas Pinos Pueblo Mágico

Visita más lugares Para Ver de nuestros Pueblos Mágicos de Zacstecas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe Now
Do you know that Layered Popups is the best popups plugin for WordPress? It's true. Make your website more attractive.